Muchos se preguntan cómo conservar los dátiles, pues este alimento suele comprarse en grandes cantidades y no siempre se consume de una sola vez. Igualmente, sucede que el dátil gana distintos matices de sabor de acuerdo al tipo de conservación al cual es sometido, al igual que los quesos y la charcutería.

De este modo, la conservación de dátiles no es solo una herramienta para hacerlos perdurar, sino también para lograr sacarles todo el provecho culinario.

Al frío

Un primer tip sobre cómo conservar los dátiles consiste simplemente en disponerlos dentro de una cava frigorífica. El frío los conserva, aunque los vuelve un poco más duros al morderlos. Sin embargo, pueden soportar una semana completa antes de tornarse negros e incomestibles.

Dátiles adobados

Para efectuar este procedimiento se debe sumergir los dátiles en un recipiente con vinagre y se deben colocar a continuación en un espacio estanco por un par de días. Este proceso desencadena un proceso químico que logra que el dátil logre mantenerse por espacio de una semana, aunque cambia un tanto su sabor por efecto de la concentración de vinagre empleada.

Dátiles congelados

El siguiente tip sobre cómo conservar los dátiles implica congelarlos completamente. A diferencia del proceso de conservación al frío, en este caso se deben seleccionar dátiles sin madurar, de los que aún conservan el tono anaranjado, y deben dejarse al hielo.

El proceso antes descrito acelera la maduración del dátil, pero a la vez la estanca una vez alcanzado cierto nivel.

De esa manera, se logra preservar por muchísimo tiempo este alimento, aunque es importante indicar que gana un sabor bastante diferente al del dátil natural. No obstante, es una estrategia bastante usada y los dátiles así preservados suelen usarse como canapés y acompañantes de bebidas alcohólicas.

Dátiles deshidratados

Nuestro último consejo sobre cómo conservar los dátiles es deshidratarlos. Quienes hacen esta tarea de manera tradicional suelen dejarlos bajo un sol intenso, logrando que estos reduzcan su tamaño gracias a la pérdida de agua. De ese modo, se conservan por mucho tiempo, logrando que su sabor sea más intenso que el de un dátil recién extraído de la planta.

Es importante indicar que esta es la técnica predilecta de las grandes empresas comercializadoras, con la diferencia de que éstas se valen de máquinas diseñadas para extraer el agua de estos frutos, logrando así vender sus productos al mayor en grandes cadenas de mercados.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com