El dátil es una fruta que nace en las palmeras datileras ubicadas mayormente en las regiones áridas del mediterráneo; se dice que forma parte fundamental de la dieta marroquí, quienes acompañan su consumo con leche y almendras. Segun los estudios, los dátiles se consumen desde hace millones de años como fuente energía para las labores arduas como por ejemplo la construcción.

El consumo de dátiles se hace mas común en las regiones áridas y calientes por poseer un gran contenido calórico y ser bajos en grasas, por lo tanto ayuda a mantener los niveles de colesterol en estado óptimo; además gracias a ser una fruta un poco jugosa puede calma la sed, por este motivo los viajeros mediterráneos procuraban tener siempre dátiles para poder aguantar los largos viajes por el desierto.

¿Cuál es el origen del consumo de dátiles rellenos?

No se tiene una teoría muy clara de porqué se comenzaron a consumir dátiles rellenos,  dicen que se hizo para mejorar su sabor y aportar mayores beneficios al cuerpo. Lo cierto es que los dátiles rellenos se consumen en muchos países como parte de las dietas gracias no solo a su sabor, si no a la posibilidad de incrementar los niveles energéticos en el organismo.

A las personas que realizan entrenamientos fuertes como el Cross-Fit, se les recomienda el consumo de dátiles al menos 3 veces al dia y que sean rellenos con almendras fileteadas para incluir en la dieta algunos aceites naturales necesarios para el funcionamiento eficiente de los intestinos. Otra idea es rellenarlos con queso crema bajo en grasas pero aliñado con perejil y cebolleta, así tendrás un rico aperitivo que puedes disfrutar bien sea frio o caliente.

¿Con qué podemos rellenar los dátiles?

Los dátiles van muy bien con comidas que tengan sabores bastante fuertes ya que al ser muy dulces, ofrecen un balance y ayudan a resaltar las diferentes texturas en el paladar. Una de las opciones más comunes es rellenar con almendras fileteadas como lo hacen en Marruecos y acompañar con una vaso de leche fría. Aquí pueden hacer distintas variaciones, un ejemplo es rellenar con almendras y perejil, pero envolverlos en tiras de queso gouda.

También puedes rellenar de cosas dulces como lo es la nutella, aunque puedes pensar que es muy dulce, sencillamente el sabor es espectacular; el chocolate se lleva bien con casi todos los frutos. Otra opción es rellenar los con crema de maní, ese contraste entre lo dulce y lo salado es simplemente delicioso, sobre todo si le agregas unas chispas de chocolate.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com