El dátil es una fruta muy rica y la puedes consumir de muchas maneras, prepararla en forma de mermelada de dátiles es una excelente opción ya que su sabor y dulzor es exquisito cuando se hace en forma de mermelada y te funciona para comerlo de múltiples maneras. Además el dátil posee vitaminas, antioxidantes, potasio y demás nutrientes que la hacen una fruta perfecta para tener en tu dieta y considerarla a la hora de cualquier merienda.

La mermelada es una preparación que te permite conservar el sabor de tu fruta favorita cocida básicamente en azúcar. Es considerada como una especie de postre, además puedes untarla o mezclarla con tus alimentos favoritos. Algunos de los usos de la mermelada de dátiles pueden ser:

  • en ensaladas como aderezo
  • como ingrediente para salsas de carnes o pescado
  • como ingrediente para la preparación de helados caseros
  • para batidos
  • como edulcorante
  • para untar con galletas, croquetas o panes
  • relleno para bizcochos o cup cakes

En este caso la combinaremos con higos para hacer la mermelada de dátiles aún más deliciosa.

Para realizar una deliciosa y sencilla mermelada de dátiles necesitarás como ingredientes:

-1 kg de higos duros, pelados y cortados en cuadritos

-200 gr de dátiles limpios y cortados en tiras finas

-600 gr de azúcar

-5 cucharadas soperas de zumo de limón

-Ralladura de limón al gusto

El método de preparación para la mermelada de dátiles:

  1. en un caldero u olla grande se pone a macerar por 12 horas los higos, el azúcar, el zumo de limón y la ralladura de limón
  2. en otro bol los dátiles en agua fría.
  3. Colocar el contenido del caldero y los dátiles escurridos
  4. calentar a fuego suave, y cocinar durante 45 minutos a una hora aproximadamente
  5. remueve constantemente para que no se pegue
  6. a medida que se cuece intenta extraer el máximo de semillas que flotan con la ebullición.
  7. Luego de que esté lista, dejar enfriar durante 24 horas.

Al día siguiente:

  1. Cocer durante una hora aproximadamente a fuego bajo hasta obtener la textura deseada
  2. Colocar en un envase previamente esterilizado y taparlo
  3. Una vez dentro del envase se deja enfriar antes de ponerlo a refrigerar.

¡LISTO! Así de fácil es preparar este rico manjar, puedes tenerlo en tu nevera y utilizarlo las veces que quieras. Recuerda mantenerlo refrigerado o en un lugar seco para que pueda conservarse durante un tiempo prolongado, de esta manera podrás degustarlo con tus alimentos favoritos y compartirlo con tus familiares y amigos en desayunos y celebraciones.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com